Un ecosistema sano es generoso con el ser humano

La Conservación busca la reparación y protección de los recursos naturales, con el objeto de:

 

asegurar su permanencia
su capacidad de regeneración
de producción de servicios ambientales de calidad, de tal forma de mejorar la vida del ser humano y de todo ser vivo del planeta.

En EPB, apuntamos a una Conservación 2.0, una Conservación Activa, de cara a la sociedad y a las necesidades del país y del planeta, donde convivan en equilibrio las acciones de mitigación, compensación y adaptación, con la Educación Ambiental, la investigación básica y aplicada y la gestión sostenible de los recursos naturales.

Conservación 2.0

Conservación activa de cara a la sociedad, las necesidades del país y del planeta, donde convivan en equilibrio.

Servicios Ambientales


 

Son los beneficios gratuitos que obtienen los humanos con un ecosistema sano.

Beneficios directos gracias la producción de agua, alimentos, regulación de ciclos hídricos o de degradación de suelos. Indirectos, como el proceso de fotosíntesis y el ciclo de nutrientes, la educación y recreación entre otros.

 

La Conservación y su vínculo con la Compensación Ambiental


 

El modelo tradicional realiza una compensación individual, a veces hectárea por hectárea. Donde cada proyecto es normado independientemente y compensa específicamente lo que “afectó” o “afectará”.

Las Compensaciones Ambientales actuales son ineficientes, requieren un enorme esfuerzo técnico y económico, que sobrepasa la relación costo-beneficio. Y no sólo económico, también ambiental, social y cultural a escala local y nacional.

Esta compensación aislada no logra tener un efectivo impacto ambiental.